Vida en Cristo

El ADN de tu Propósito: Descubriendo el Plan Divino para tu Vida en un Mundo de Incertidumbre

Dios como el Director de Tu Película de Vida

Piensa en tu vida como si fuera una película. ¿No sería grandioso si supieras que tiene un final feliz? Te tengo una noticia reveladora: Dios ya ha visto el final de la película de tu vida, y está trabajando meticulosamente en cada detalle para que todo concuerde con su diseño maestro.

Los textos bíblicos de Efesios 1:3-6 y Salmo 139:13-16 nos abren los ojos al concepto divino de predestinación y diseño. Aunque nacemos con ciertas características codificadas en nuestro ADN que definen nuestra personalidad, capacidades físicas y talentos, hay algo más allá: nuestro propósito divino. Este propósito no se descifra como una secuencia de ADN; se revela a través de una relación íntima con el Creador.

«Muchos son los pensamientos en el corazón del hombre, pero el propósito de Dios permanecerá» (Proverbios 19:21). Aquí radica el núcleo de este devocional. Los planes que hagas, las metas que te establezcas, todos son parte de una historia más grande que Dios ha orquestado.

Vivir sin un sentido de propósito es como ser un barco sin brújula en medio de un océano tumultuoso. El tiempo se convierte en un recurso sin sentido; los días pasan uno tras otro sin una orientación clara. A menudo, las personas que no conocen su propósito tienden a sumirse en una especie de nihilismo existencial, donde la vida pierde todo significado y valor. Y esto, amigos míos, es una tragedia mayor que cualquier otra.

Ahora, pongamos esto en perspectiva. Cuando uno descubre su propósito, todo cambia. Se disipan las nubes de la envidia, del celo ministerial tóxico y de la amargura que a menudo oscurecen nuestro juicio. De repente, el rechazo y el menosprecio de los demás pierden su poder debilitante. Recuerda cómo Jesús estaba tan arraigado en su misión que ningún obstáculo, ni siquiera Pedro, su apóstol más cercano, pudo desviarle de su curso.

El libro de Jonás nos muestra de manera vívida qué puede pasar cuando nos alejamos de nuestro propósito divino. Jonás, al huir a Tarsis en lugar de ir a Nínive como Dios había ordenado, se encontró en el lugar más oscuro y desesperado imaginable: el vientre de un gran pez. Esto nos enseña una lección crucial: si optamos por ignorar el llamado de Dios y seguir nuestros propios caminos, la vida se convierte en una lucha interminable llena de obstáculos inesperados.

En resumen, tu vida es mucho más que una serie de eventos aleatorios. Es una narrativa cuidadosamente tejida por un Dios que te conoce y te ama profundamente. Dios tiene un propósito glorioso para ti, uno que va más allá de cualquier circunstancia o desafío que puedas enfrentar.

Así que te insto a que busques ese propósito con todo tu ser. Al hacerlo, no solo encontrarás significado y satisfacción en tu vida, sino que también dejarás un legado eterno que impactará a generaciones futuras. Como Dios mismo proclama en Isaías 46:9-10, Él ya ha visto el final desde el principio. Y si confiamos en Él, podemos estar seguros de que ese final será verdaderamente grandioso.

William Velázquez Valenzuela

Amante de la escritura, la educación, la tecnología y su impacto positivo para extender el reino de Dios. Un poco de locutor y otro poco de teólogo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba